El acólito y la Misa

El acólito está al servicio del altar


¿Has preparado alguna vez la fiesta del matrimonio de alguien? ¿Cómo se prepara? ¿Qué se hace? ¿Qué espera la gente? ¿En qué se tiene más cuidado?

La Misa es una fiesta, del matrimonio de Dios con el hombre ¿cómo la preparas? ¿La gozas?

El muchacho Samuel servía al Señor en el templo en el A.T. Ahora ese servicio lo hacen los acólitos, sacristanes, etc. (1 Samuel 2, 18-20)




"El acólito está al servicio del altar"

- Asiste cumpliendo sus funciones, al sacerdote, llevándole las cosas necesarias.

- Aunque está en el presbiterio, se siente parte de la asamblea litúrgica, por eso canta y ora con todos.

- De ese modo ejercita su sacerdocio bautismal.

- El Bautismo y la Confirmación traen una unión de fe y de vida con Cristo, pero la Eucaristía la profundiza y desarrolla.

- Cristo instituyó la Eucaristía en la Cena Pascual, e invita en la Misa a todos los creyentes a nutrirse de su Cuerpo y Sangre.

- El acólito es un muchacho que sirve en este Banquete. Por eso se prepara, vive con devoción y comulga.


En la última Guerra Mundial, en un pueblito del norte de Italia, estaban por invadir los alemanes. El Señor Cura, teniendo miedo de que lo arrestaran y profanaran la iglesia, encargó al coordinador de monaguillos que salvara y custodiara en lugar seguro la Eucaristía. Cuando llegaron los alemanes y entre todos los arrestados apresaron al Padre, a escondidas y rápidamente sacó del Sagrario la Eucaristía, antes que la destruyeran, y la custodió hasta el día en que el Sr. Obispo mandó a otro sacerdote. Al terminar la guerra entró al Seminario y ahora es sacerdote. El ejemplo de su párroco y la misión cumplida le revelaron su vocación.

Fuente: Catholic.net

Marco Aurelio Vitrubio

Agustino Recoleto, Colombiano. Colaborador de la plataforma Monaguillos Católicos e impulsador de su constante actualización en noticias y en artículos de interés para todos los que nos dedicamos al culto divino, su estudio y su fiel práctica.

Publicar un comentario